Romy Gutman y su camino a Helado Obscuro

Helado Obscuro nació de una feliz coincidencia, cuando Romy Gutman salía de una fiesta con un mezcal en la mano decidió pasar a una heladería: allí pidió un helado de melón y al combinarlo con su bebida notó una oportunidad de mercado, que comenzó con una máquina casera y pruebas con sus amigos para crear nieve con licor y paletas refrescantes de cocteles. 

Helado Oscuro se fue perfeccionando y actualmente cuenta con diez tiendas fijas y participación en eventos gourmet que van desde pequeñas fiestas privadas hasta grandes festivales y conciertos.

La originalidad es la clave del concepto que defiende Gutman, al colocarle nombres divertidos a sus helados y defender la decoración de cada una de sus sucursales. A cuatro años del lanzamiento de la marca los socios de Helado Obscuro están buscando nuevas formas de extender el modelo que contemplan la posibilidad de contar con franquicias, como la que tienen en Veracruz. A largo plazo les gustaría crecer en todo el país.

La estrategia de comunicación de la marca ha confiado en el poder del "Boca a boca", pero también realiza una extensa labor en redes sociales y medios especializados en gastronomía.

Rate this article: 
Average: 5 (1 vote)